Una dieta equilibrada no precisa de suplementos

La Food Standards Agency, conocida por las siglas FSA (Agencia de Estándares Alimentarios), del Reino Unido, en una comunicación fechada el pasado día 8 de mayo, ha aconsejado a los consumidores, como consecuencia de un amplio estudio realizado durante cuatro años por un comité de expertos y concretado en un Informe (“Expert Group on Vitamins and Minerals” o EVM), que algunas vitaminas y determinados minerales ampliamente consumidos por la población como complementos dietéticos, pueden ocasionar, a dosis elevadas y de modo persistente, efectos nocivos para su salud.

El EVM (un grupo independiente formado por 11 miembros de la comunidad médica y científica y cuatro observadores en representación de las asociaciones de consumidores y la industria farmacéutica y alimentaria) ha llevado a cabo un estudio nutricional y toxicológico de 34 vitaminas y minerales, con especial énfasis en su seguridad para el consumidor cuando son utilizados a largo plazo.

dieta

Aunque la mayoría de las vitaminas y de los minerales usados como complementos dietéticos son seguros siempre que las dosis no excedan los limites recomendados, la FSA concluye que cinco sustancias pueden provocar lesiones permanentes si son tomadas en grandes cantidades durante un largo periodo.

Estas sustancias son:

1- El beta-caroteno, precursor natural del retinol y finalmente de la vitamina A, se relaciona con un incremento del riesgo del cáncer de pulmón en los fumadores, así como en las personas expuestas a la inhalación del amianto.

2- El ácido nicotínico (niacina o vitamina B3) a dosis elevadas, podría inducir lesiones celulares.

3- El manganeso, provocaría trastornos musculares y nerviosos en las personas de edad.

4- El fósforo, podría provocar lesiones en órganos y en tejidos.

5- El zinc, sería responsable de lesiones en el sistema inmunitario.

6- La FSA también aconseja no consumir más de 10 mg/día de vitamina B6 (piridoxina), a menos que sea por recomendación médica. Dosis muy elevadas de esta vitamina (generalmente alrededor de 500 mg/día) tomadas durante varios meses, pueden provocar parestesias en las extremidades (hormigueos en manos y pies) y somnolencia.

7- También aconseja la FSA no consumir dosis de vitamina C (ácido ascórbico) superiores a los 1000 mg/día, de calcio superiores a 1.500 mg/día y de hierro por encima de los 17 mg/día , ya que dosis elevadas estas tres sustancias pueden provocar dolor abdominal y diarreas. No obstante, estos síntomas suelen desaparecer tan pronto como se suspende la dosificación excesiva.

8- El picolinato de cromo, mineral que se encuentran en suplementos dietéticos muy promocionados en el mercado, podría inducir efectos carcinogénicos. El cromo es un mineral esencial, pero su deficiencia en la dieta es rara. Por otro lado, no existen pruebas de que suplementos de picolinato de cromo induzcan pérdida de peso o sean beneficiosos para la salud de las personas sanas, como los deportistas. Aunque también reconoce la FSA que no se ha demostrado que sean dañinas dosis de 10 mg/ día de picolinato de cromo.

9- Por otra parte, la FSA recomienda suplementos vitamínicos para determinados grupos de personas:

  • Para mujeres en edad fértil y con deseo de quedar embarazadas, así como mujeres embarazadas (hasta la semana 12 de la gestación), la FSA recomienda un suplemento de 0,4 mg/día de ácido fólico (ácido pteroglutámico) para reducir el riesgo de que se originen, durante el desarrollo embrionario, defectos en la formación del tubo neural. El ácido fólico, como tal, no se encuentra, en cantidades significativas, ni en los alimentos ni en el cuerpo humano, aunque sí se encuentra en abundancia bajo la forma folatos (sales del ácido fólico) los cuales se hallan en la mayoría de los alimentos naturales (vegetales, legumbres, frutas). El ácido fólico se considera como seguro en su uso terapéutico (una dosis de 1 mg/día en un adulto de 60 kg no se espera que produzca efectos adversos).
  • Las mujeres con muy abundante menstruación y elevadas pérdidas sanguíneas mensuales pueden necesitar suplementos de hierro, siempre bajo el consejo de su médico de cabecera.
  • Las mujeres embarazadas y también durante la lactancia deben tomar suplementos que contengan 10 microgramos (0.01 mg) de vitamina D/ día. Algunas personas de edad pueden necesitar suplementos de vitamina D , desde luego bajo el consejo de su médico de cabecera.
  • Las mujeres embarazadas, o las mujeres a la espera de quedar embarazadas, no deben tomar suplementos de vitamina A , excepto si se lo aconsejara su médico. Este consejo de la FSA se fundamenta en la asociación entre niveles muy elevados de consumo de beta-caroteno o de retinol (una vitamina A pre-formada) durante el embarazo, y la incidencia de defectos en el feto al nacer (“efecto teratogénico”). Como una precaución personal las mujeres embarazadas no deben consumir hígado o productos derivados, ya que son fuentes muy ricas en retinol. El aporte dietético de la vitamian A recomendado por la OMS es de 600 microgramos/día de equivalente de retinol (RE) en el varón adulto y 500 microgramos/día de RE en la mujer adulta.
  • Desde los 6 meses a los 2 años (hasta los 5 años si su alimentación no es rica ni variada), los niños pueden beneficiarse de suplementos de su dieta con gotas de vitaminas A, C y D.

El comunicado de la Food Standards Agency termina diciendo: “Una dieta variada y equilibrada, que incluya en abundancia frutas, vegetales e hidratos de carbono, junto con cantidades moderadas de productos lácteos, carne y pescado, aportará todos los nutrientes que la mayoría de la gente necesita sin tener que tomar suplementos dietéticos.

1 comentario sobre: “Una dieta equilibrada no precisa de suplementos”
  • Te voy a mostrar una estrategia de pérdida de peso y de grasa algo inusual que te va a ayudar a obtener un vientre plano en menos de 7 días mientras sigues disfrutando de tu comida favorita

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*