Consejos básicos para tener una piel sana

Photo by rawpixel on Unsplash

Photo by rawpixel on Unsplash

Si bien tiene un poco de verdad la frase “verse bien para sentirse bien”, no todo lo que parece lucir bien lo está. Eso es justo lo que pasa con nuestros organismos. Del mismo modo en que algunos trucos mejoran la forma en que nos vemos, eso no necesariamente significa que somos saludables. Esa condición implica un buen funcionamiento de los sistemas internos del cuerpo que se traducirán en beneficios exteriores.

Piel sana

Así, hacer ejercicio, tener higiene y cuidarse son algunas de las pautas establecidas para lograr un óptimo estado de salud. Pero cuando se trata de la piel hasta lo que se come influye, pues el flujo de sangre y la cantidad de agua afectan cómo luce. Por ello, es necesario no involucrar un solo enfoque y tratar de contemplar diferentes aspectos.

Estilo de vida

Identificar cómo vives la vida es fundamental para saber qué cambios puedes implementar en tu rutina y qué haces para ver los resultados que ves. Si tu estilo de vida es sedentario, el incluir algún tipo de actividad física puede ayudar. No se trata de rellenar los espacios con acondicionamiento, sino de empezar a moverte.

Es decir, activar el sistema circulatorio, respiratorio, digestivo, endocrino y central para aumentar los niveles de oxígeno, endorfinas y energía del cuerpo. Al hacerlo, las células y los órganos comenzarán a trabajar más óptimamente porque se les está entrenando para ser mejores.

Vasos de agua

Al igual que conocer qué comemos es indispensable, tomar agua también lo es. Este preciado líquido permite que las vías circulatorias del cuerpo sean más fluidas porque, como el oxígeno al respirar, ingresa componentes para la respiración celular. Lo cual mejora sustancialmente el metabolismo, la retención de líquidos, el desecho de residuos innecesarios para el organismo, entre otros.

En ese sentido, lo recomendable es ingerir al menos 8 litros diarios. La tarea se facilita al llevar contigo un termo o una botella liviana para transportar el agua. Así, siempre estarás hidratado y evitarás gastar dinero comprando alguna.

Photo by rawpixel on Unsplash

Photo by rawpixel on Unsplash

Comer verde

La comida es un factor determinante en cómo lucimos, más en nuestra piel que absorbe todos los nutrientes y componentes dañinos del ambiente y nuestra alimentación. Grasas y azúcares no tienen que ser vistos  como algo malo, pues no hay que renunciar a ellos siempre y cuando no se ingieran en exceso. De lo contrario, ralentizan la absorción de ATP (energía) y otros procesos.

Lo más recomendable, sin embargo, es incluir productos llamados “verdes” por su característico color. Estos poseen altos niveles de vitaminas y minerales que son de gran ayuda para la agilidad mental y corporal. Lo común es encontrarlos en vegetales y frutas que deben ser añadidos a la dieta calórica adecuada para cada persona según su estilo de vida.

Entre estos se hallan el pepino, la lechuga, el perejil, el limón y otros más que poseen antioxidantes y tienen altos niveles de agua. Otras manifestaciones de sus capacidades como fuentes de enriquecimiento son sus usos como reductores de líquidos almacenados. Al respecto, el mejoramiento de la circulación conduce a que más células transiten regenerando tejidos y produciendo más energía.

Uso de cremas

Un cuidado interno también requiere uno externo. No basta con comer saludable, pues la piel a pesar de que se nutre de vitamina E y otras más, necesita la remoción de agentes exógenos. El humo al transitar por la calle, las bacterias en el ambiente y más relevante aún, la incidencia del Sol en la epidermis causando daños.

Por estas razones, los baños con jabones de altos contenido de avena o de aceites naturales ayudan a hidratar. Asimismo, con los masajes en la piel se  estimula la eliminación de células muertas y el desarrollo de otras más.

Respecto a esto último, os recomendamos este listado de artículos: https://todobelleza.wiki/category/cuidado-de-la-piel/

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*