En forma, Deporte & Salud en hola.com

Semillas de Chía: mito o realidad

por Joana

0

¡Buenos y heladores días!

En previsión de que salir a correr puede ser un atentado contra mi propia vida, he pensado aprovechar las primeras horas del domingo en compartir con vosotras mi primer descubrimiento “fitness-gastronómico” de 2015 ¡Las semillas de chía!

pudin-de-chía-receta_0

Después de semanas o, incluso, meses viendo en Instagram, blogs y páginas webs como estas semillas se convertían en un imprescindible de la alimentación saludable, llegó el día de Reyes y bajo mi árbol apareció un súper cheque regalo para el herbolario. Significado, ¡Chía on board!

Es mi paraíso en la tierra, después de la tienda vinícola-gourmet “Sabor Alegre”, porque, si hay algo que me guste más que los productos “healthy”, es un buen jamón. ¡Oye, que una es fitgirl pero no tonta!

Volviendo al tema principal, no suelo comprar los productos estrella de moda porque sería un sin vivir y un gasto tremendo, excepto cuando todo lo que leo sobre ellos me convence de que no es un capricho ni una pérdida de dinero.

Con las semillas de chía me convencí al instante de que sólo podía aportarme cosas buenas, y así pasó a estar en el top 1 de mi lista de inversión de mi cheque.

Resulta que estas minúsculas semillas tiene propiedades casi increíbles:

– Capacidad de reducir los niveles de azúcar en sangre.

– Regula la cantidad de insulina en el cuerpo, ayudando a la pérdida de grasa.

– Ayuda a reducir los antojos, porque aumentan 12 veces su tamaño al mojarse.

– Aporta 5 veces más calcio que la leche.

– Son ricas en omega 3, reduciendo los valores de colesterol malo, LDL.

– Es una fuente importante de proteínas y fibra.

Lo mejor es que es una semillas de larga duración y a la que podemos dar infinidad de utilidades en la cocina. Yo las he probado en tortitas típicas de desayuno, en ensaladas o, simplemente, como un pudin, remojadas en leche con cacao, edulcorante y algo de fruta.

¡Confirmado! Estas semillas tienen mucho más de realidad que de mito.

CARPE DIEM

 

 

 

 

 

Etiquetas

, ,