En forma, Deporte & Salud en hola.com

Combate la ansiedad y controla tu apetito

por Joana

0

Buenos días,

¿Cómo habéis empezado el mes? Yo tal y como termine. Dándome un respiro y diseñando un nuevo plan. En el post de hoy quiero hablaros de un tema al que todas nos enfrentamos en algún momento: la ansiedad y el apetito descontrolado.

Hace unos días os comentaba como distinguir el hambre de las ganas de comer, y os día algún truco para combatirlo. Sin embargo, es muy difícil ser racional, y pensar fríamente, cuando estamos ansiosos y tenemos un apetito desmedido.

ansiedad y apetito descontrolado

Por eso,hay que ir a la raíz del problema y acabar con él. Eso sí, lo primero que debo decir es que todo se debe a un desajuste hormonal. En concreto de la hormona leptina, encargada de controlar el apetito y la saciedad.

El cuerpo segrega esta sustancia después de haber comido para dar una señal de saciedad, eliminar el apetito, estimular la oxidación de la grasa y activar el metabolismo.

Pero, cuando nos pasamos con la comida, especialmente azúcares y carbohidratos, debemos producir tal cantidad de insulina y de leptina, que el cuerpo no puede afrontarlo, se hace insensible y deja de funcionar.

Así que, descontrolada de leptina, que actúa como un policía con el apetito y te dice STOP, el organismo nunca está saciado y el apetito es constante y, cada vez, mayor. Precisamente, ese es el motivo por el que las dietas que eliminan los carbohidratos en sus totalidad tienen tanto índice de fracaso. Sin carbohidratos en el cuerpo, caen los niveles de insulina y sin insulina no hay leptina.

Por eso, lo ideal es llevar una dieta baja o moderada en carbohidratos, pero nunca eliminarlos. Aprovecha para comerlos hasta el medio día, que el periodo de tiempo en el que el cuerpo suele estar más activo y, además, tenemos el resto del día para quemarlos.

Por tanto, las principales causas de este problema son:

– Consumo excesivo de azúcares (incluía la fruta) y carbohidratos simples, falta de sueño y mucho estrés.

Y lo más importante, ¿cómo combatirlo?

– Elimina de tu dieta las harinas y azúcares refinados.

– Minimiza el consumo de almidones.

– Consumir una ración de proteína en cada comida, sobretodo en el desayuno.

– No hacer comidas copiosas antes de dormir.

Descanso de calidad y dormir bien.

– Tomar alimentos (o suplementos) ricos en omega 3.

Etiquetas

, , , , , ,