Practicando el ‘slow luxury’

Photo by Rajesh Appalla on Unsplash

Photo by Rajesh Appalla on Unsplash

El movimiento slow tiene un primo hermano con el que se lleva a las mil maravillas. ¿Hay algo más relajante y placentero que dejarse llevar por los sentidos y disfrutar de todos los placeres que nos ofrece algo elaborado o servido con elevada categoría, excelencia o exquisitez? Os hablo del lujo. Hace unas semanas tuve la oportunidad de disfrutar de un día increíble. Por unas horas disfruté de una experiencia 100% slow luxury o el lujo saboreado de forma pausada. ¿Conocéis la Torre Loizaga en Galdames? Si no es así, apuntaros el lugar porque merece mucho la pena. Aquí se encuentra el Museo de Coches Antiguos y Clásicos. Colección Miguel de la Vía. Estamos en la sede de la mayor colección de Rolls-Royge de Europa.

RollsRoyceColección

En el interior de uno de sus seis pabellones donde se encuentra la colección. Crédito: Slow life con Oihana

Este marco incomparable fue por tercer año consecutivo el lugar elegido para el evento High Motors & Luxury Show donde se dieron cita varias marcas de productos de lujo. Por unas horas estuvimos rodeados de vehículos de alta gama, degustaciones de productos gourmet, catas de vino, joyas,… todo ello custodiado por una fortaleza medieval, la Torre Loizaga, muy bien conservada, y rodeados del verde de los montes.

Torre_Loizaga

Un lugar donde desconectar y disfrutar del lujo. Crédito imagen: Slow life con Oihana

Poder escapar de la rutina y las obligaciones durante unas horas y hacerlo en este lugar rodeados de productos de esta talla, fue una experiencia sensacional. Deleitarse los ojos con una de las mejores exposiciones de coches, mientras paladeas excelentes productos  y maridajes, es, sin duda todo un lujazo.

CincoJotas

Cinco Jotas, el Rolls – Royce de los jamones de Jabugo. Crédito imagen: Slow life con Oihana

Magallan, uno de los whiskys escoceses más caros del mundo. Crédito imagen: Slow life con Oihana

Además de las exposiciones, pudimos asistir al ‘Concurso de Elegancia Autobello‘, que invita a los asistentes a mostrar sus vehículos, tanto clásicos como deportivos, junto a los relojes que se lucen acorde a ellos. Pudimos ver un precioso Bentley Continental GT W12, también un Aston Martin o varios Maserati. Sin olvidarnos, de que estamos en un museo, con piezas clásicas increíbles, ni más ni menos que la mayor colección de Rolls –Royce de Europa.

Estatuillas

 

CocheenelexteriorCrédito imágenes: Slow life con Oihana

En sus seis pabellones se encuentran autenticas joyas del automovilismo; desde el primer vehículo fabricado en serie (Ford T), pasando por deportivos, carruajes de madera, …. Pero, sin duda, la joya de la corona es la colección de los Rolls-Royce. Son 45 modelos de esta lujosa marca británica, entre los cuales destacan los modelos más antiguos, el Silver Ghost de 1910; varios vehículos de entre los años 20 y 60, como los Phantom; y otros modelos como los Silver Wraith y los Spur. Un lujazo de colección que visitamos sin mirar el reloj, deteniéndonos en cada vehículo y saboreando cada momento. Y así entre coches, maridajes y exposiciones se nos fue el día. Unas horas de desconexión total de la realidad practicando el slow luxury. ¡Como para repetir!

CocheAntiguoBlanco

SilverGhost

Crédito imágenes: Slow life con Oihana

Para disfrutar el té, debemos ser totalmente conscientes del presente. Solo conscientes del presente pueden las manos sentir la agradable calidez de la taza. Solo en el presente podemos disfrutar el aroma, saborear el dulzor, apreciar la exquisitez. Si estamos cavilando sobre el pasado, preocupados por el futuro, nos perderemos completamente la experiencia de gozar de una taza de té. Bajaremos la vista a la taza, y el té ya no estará.” “Thich Nhat Hanh, Maestro Zen, nominado al nobel de la paz

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*