¿Por qué es bueno aburrirse?

La cuarentena ha traído entre otras cosas que no sepamos qué hacer con tanto tiempo libre y en una sociedad hiperestimulada, mucha gente se encuentra que se aburre, y mucho. Y ni tan mal porque eso quiere decir que tenemos las necesidades básicas cubiertas y que hemos podido esquivar al temido Coronavirus. De hecho, siempre he creído que, si nos aburrimos, es porque no tenemos quebraderos de cabeza importantes. Cuando estamos en medio de algún dilema lo último que solemos tener es sensación de hastío. Y aunque ahora no nos lo parezca, y suene a broma pesada, ya que llevamos muchos días de confinamiento, lo cierto es que algunos expertos aseguran que es incluso bueno aburrirse, porque ello conlleva que nos volvamos más creativos, al tener que pensar en que entretener nuestra mente.

Foto: Kinga Cichewicz (Unsplash)

Sobre todo, se considera importante en los niños. Darles el entretenimiento en bandeja, es al parecer otra forma de sobreprotegerles. Que ellos aprendan a entretenerse sin que alguien les diga cómo hacerlo, es fundamental para el desarrollo de su personalidad. Eso evidentemente, no quiere decir que no les busquemos planes o entretenimientos (más en tiempos de coronavirus), sino que de vez en cuando les dejemos a ellos solitos que se las arreglen con su aburrimiento.

Foto: Slow life con Oihana.

Los expertos nos recuerdas que no hay que confundir el aburrimiento circunstancial, que es el que la mayoría estamos sufriendo ahora debido a la cuarentena, con el existencial. Este último es el responsable de muchas de las ansiedades, depresiones, adicciones y en jóvenes del, ausentismo escolar, comportamientos de riesgo o consumo de drogas. Se trata de un problema que requiere de tratamiento médico.

Aquí os dejo algunos beneficios del otro aburrimiento, del bueno, el circunstancial.

Nuestro cerebro lo necesita. Las neuronas responsables de la memoria están muy relacionadas con el aburrimiento, ya que se activan cuando no estamos ocupados en otra tarea. Estas neuronas son además las responsables de poner en orden nuestros recuerdos. Cuando llevo una vida más rutinaria y ordenada, siempre me ha parecido que me ha ayudado a acordarme de más cosas y a ordenar las ideas, y cuando estoy muy ocupada soy un despiste con andante, ¿a ti también te pasa?

Nos da fortaleza mental y nos ayuda a ser más flexibles ya que al aburrirnos nos enfrentamos a un momento no tan bonito de nuestra vida, es decir, nos ayuda a lidiar con las imperfecciones de la existencia. Importante sobre todo en la infancia, ya que ayuda a los niños a tolerar más la frustración (aquí os dejo un artículo para poner gestionar esos momentos), al no conseguir lo que quieren de una manera inmediata. En estos momentos de confinamiento, no obstante, están demostrando una resistencia asombrosa frente al encierro y el aburrimiento, son los otros grandes héroes de esta crisis.

Milada Vigerova. Unsplash

 

Aumenta la imaginación. Un poco de aburrimiento aumenta la fantasía y la imaginación, lo que ayuda a ser más creativos, ya que las neuronas responsables de ello se activan cuando no tenemos la mente ocupada, como sucede con la memoria.                                                                                                                                                          

Nos ayuda a estar motivados, ya que nos ilusionamos más por hacer una cosa nueva o simplemente cogemos una misma tarea con más ganas debido a que nuestra mente se encuentra más descansada. Después de este parón involuntario seguro que cogeremos todos los quehaceres con más ganas. ¡Ánimo que ya queda menos!

Mejora el autoconocimiento. Son momentos en los que nos encontrarnos con nosotros mismos y nuestros pensamientos. Si estamos todo el día con la agenda completa y ocupando la mente en algo, no llegamos a escucharnos, ni a mirarnos al espejo y pensar en lo que vemos. Pero si nos encontramos con nada que hacer, con el silencio, nos comenzamos a hacer preguntas y a explorar nuestros más íntimos pensamientos.

Ahora toca quedarse en casa, quién sabe si de esta experiencia salgamos más creativos, imaginativos, flexibles y con más fortaleza mental, …. ¡Ojalá! #yomequedoencasa

20171212_171746_LLS

Con un niño tampoco tengo muchos momentos de aburrimiento. Foto: Slow life con Oihana.

 

2 comentarios sobre:
“¿Por qué es bueno aburrirse?”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*