El sol, aliado para desinfectar tu ropa

Photo by Ricardo Gomez Angel on Unsplash

Photo by Ricardo Gomez Angel on Unsplash

Sí, soy una de esas personas extrañas que aún no ha caído ante los encantos de las secadoras de ropa. A todas partes que voy no hacen más que hablarme de las bondades de tener la ropa seca al instante, sin tener que colgarla, ni depender del tiempo que hace fuera. Y sí, lo reconozco, seguramente sea otro gran facilitador del día a día en el hogar, como el lavavajillas o la lavadora, pero por el momento no me he hecho con una.

Foto: Slow Life con Oihana

Para ser sincera, lo cierto es que dispongo de bastante sitio para colgar la ropa y además una terraza que da al sur. Además, siendo tres en casa, tampoco movemos una ingente cantidad de prendas. Entiendo que haya espacios y familias donde sea todo más complicado y su uso sea casi obligatorio. En mi infancia, en mi propia familia contábamos con una. Era en plena década de los 80 cuando éramos siete personas viviendo bajo el mismo techo. Era industrial, grande y ruidosa, pero hacía su función. Todo una novedad en aquellos años.

bruno-nascimento-GPDK300BCKU-unsplash

Foto: Bruno Nascimento (Unsplash)

El caso es que por primera vez en mi vida, he dado con una casa donde se seca todo casi tan rápido como una secadora y además de manera muy eficaz. He sido realmente consciente por primera vez de lo maravilloso que es el sol para las prendas. Sobre todo, en la ropa de los niños, las manchas de comida desaparecen con unas buenas dosis de sol, no deja de sorprenderme. El tomate desaparece casi por arte de magia.

channel-4253498_1920

Pixabay

Todo queda muchas más blanco y después de investigar un poco sobre el tema, he descubierto que incluso el sol tiene propiedades antibacterianas. Desde este humilde blog, os animo a volver a colgar al sol (o al aire si no os da el sol), al menos las sábanas y la ropa interior. Toda ayuda es poca en esta época tan convulsa para nuestra salud.

IMG-20200816-WA0055

Colada de un hotel en Noja (Cantabria). Foto: Slow Life con Oihana (Sofia de la Iglesia)

 

Aquí os va una lista de los beneficios de la slow colada:

Blanco que te quiero blanco. Es asombroso como el sol puede quitar manchas difíciles y blanquear la ropa. Sobre todo la de los más pequeños de la casa. Los rayos de sol entran en los tejidos sacuden las moléculas del color y de la suciedad de manera que las elimina. Es asombroso ver su poder en las prendas blancas. Más aun si la ropa es de algodón o lino. Para eliminar las manchas de sudor es preferible dejarlo a sol varios días, también con algunas manchas de comida difíciles de eliminar. Con la ropa de color también sucede igual, la blanquea, pierde color, ¡así que cuidado! No hay que ponerlas durante mucho tiempo. En este caso mejor ponerlas en un lugar donde corra el aire. También es muy bueno para los tejidos que la ropa se airee.

- ¡Fuera bacterias! Y es que el sol es un antiséptico natural estupendo. Si a esto le añadimos que hemos hecho la colada a altas temperaturas (60º) y después la hemos planchado, hemos rematado la jugada. Este punto es muy importante en los tiempos que corren ya que algunos estudios señalan que el virus del Covid19 puede mantenerse en los tejidos de la ropa.

Adiós plancha. En ocasión te puedes olvidar de la plancha. Bueno, más que adiós quizás es más correcto decir, hasta luego plancha,… Si la ropa está bien tendida se puede colgar directamente en una percha, (¡yo lo hago muchísimo!), las arrugas desaparecen y quizás con suerte te puedas olvidar de la plancha. Aquí os dejo un enlace con algunos trucos para salir del paso cuando no tenemos plancha. 

La ropa huele a limpio. El aroma que le deja a limpio, no lo supera ningún detergente ni suavizante.

Es ecofriendly. Por razones obvias ahorraremos en electricidad. Es una manera de reducir nuestra factura de la luz y ser más ecofriendly.

- Tu ropa más bonita, más tiempoLos electrodomésticos estropean la ropa. Da mucha pena cuando nuestros vestidos favoritos van perdiendo color y forma, porque nos los ponemos cada vez que podemos  y en consecuencia no paramos de lavarlos. Si evitamos secarlos en electrodoméstico, por lo menos nos durará un poquito más.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*