Los mejores consejos para una vida sana

Los 10 mejores consejos para una vida sana

Obviamente no existen las fórmulas absolutas para conseguir vivir mejor, pero sí existen algunos consejos que pueden ayudarnos a mejorar en gran medida nuestra calidad de vida y evitar las principales causas de muerte prematura, como son el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. A continuación se presentan diez sencillos consejos para poder llevar una vida saludable.

Aprende a comer de forma correcta

La dieta es, sin duda, un factor de riesgo que puede producir enfermedades y, por contra, puede ayudarnos a vivir sanos y felices durante mucho tiempo si se siguen unas sencillas pautas. En primer lugar, es necesario evitar las grasas no saludables, sustituyéndolas por las sí saludables como las presentes en los frutos secos o en algunos vegetales como por ejemplo el delicioso aguacate. También se deberá reducir el consumo de alimentos con colesterol y sodio y evitar en gran medida los azúcares. Las comidas con proteína, fibra y las frutas y verduras deberán formar parte de una dieta sana. Además se tiene que beber al menos dos litros de agua al día para mantener el cuerpo hidratado y que este pueda realizar todas sus funciones de forma eficiente.

Empieza a practicar ejercicio de forma regular

Además de la dieta, la práctica de ejercicio y el mantenerse activos también es un factor determinante a la hora de conseguir una buena salud. Todas las personas conocen que el ejercicio es necesario y beneficioso, pero no todo el mundo lo practica. Casi el 25% de españoles no realiza ningún tipo de actividad física, ni caminar una hora. Practicar 30 minutos de ejercicio diario, que podrá ser simplemente caminar, durante unos cinco días a la semana, dejando dos para descansar, mejorará notablemente la salud de cualquier persona reduciendo el riesgo de padecer cualquier tipo de enfermedad cardiovascular, diabetes, e incluso de tener un ictus. Los niños tendrán que hacer al menos una hora de ejercicio, lo que además les ayudará a mantenerse estables mentalmente y mejorará su carácter.

Controlar el colesterol en sangre

Es básico conocer el nivel de colesterol que se tiene en sangre, puesto que es la única forma con la que contamos para poder asegurarnos de que no se nos bloquean las arterias. Si esto sucediera podría llegar a producirnos un ictus o un infarto. Las personas que tienen el gen hereditario que las hace producir mucho colesterol LDL deberán tener especial cuidado, evitando las grasas saturadas y las trans y comiendo alimentos bajos en colesterol, además de haciendo mucho ejercicio y manteniendo un peso sano.

Vigilar la presión arterial

En segundo lugar también se tendrá que controlar la tensión alta ya que es un factor de riesgo muy importante en las enfermedades cardíacas. Si se tiene hipertensión, la sangre fluirá con demasiada fuerza, pudiéndose ver afectados los órganos vitales, mientras que si la presión arterial se mantiene a un nivel normal, será mucho más difícil el presentar ningún tipo de problema cardiovascular.

Se recomienda comer poca sal, hacer ejercicio de forma frecuente, controlar el peso y también el estrés, reducir el consumo de alcohol y si se es fumador, cortar de raíz con el tabaco.

Pierde peso si lo necesitas

Cabe reseñar que si se tiene sobrepeso u obesidad es mucho más sencillo que se pueda tener otro tipo de enfermedades. Si se cuenta con más peso del que se debería, será muy probable padecer colesterol, hipertensión e incluso diabetes. Además, la obesidad en sí misma es un riesgo muy fuerte, ya que se pueden padecer problemas cardiovasculares con mucha más seguridad, aunque el resto de indicadores de salud estuvieran correctos. Con un Índice de Masa Corporal más alto de 25 se debería empezar a controlar el peso, pero si éste es mayor de 30 sin duda el riesgo de padecer problemas del corazón se vuelve realmente alto.

relaxation under the sun. healthy lifestyle concept.

Fuente de la imagen: https://deporteynutricion.net/

Vigila y controla tus niveles de azúcar

Sin duda mucha gente actualmente vive con diabetes, ya que se trata de una enfermedad que se puede tratar pero el simple hecho de padecerla eleva muchísimo las posibilidades de poder tener un ictus o un infarto así que la mejor forma de no desarrollar este problema será prevenir su aparición controlando el nivel de azúcar en sangre desde jóvenes.

Si se tiene un nivel de azúcar saludable los órganos vitales de cualquier persona estarán mejor, y se conseguirá vivir más tiempo y de forma más saludable. Se recomienda reducir el consumo de azúcares simples, hacer ejercicio de forma regular y tomar la medicación que sea necesaria.

Deja de fumar

Si todavía eres de las pocas personas que continúan fumando, no importa que cumplas el resto de consejos de esta lista porque sin duda el tabaco está relacionado con un gran número de muertes prematuras. Los pulmones lo agradecerán, tu sistema circulatorio lo agradecerá y desde luego tu sistema circulatorio también, así que no lo pienses más y, si de verdad quieres llevar una vida sana: deja de fumar.

Protégete de los agentes externos y otros factores

Para evitar todo tipo de accidentes deberás protegerte tanto en el coche, usando el cinturón de seguridad, como en el trabajo o en cualquier lugar en que puedas necesitar el uso de arneses o cascos. Si vas a tomar el sol utiliza protector solar y no dejes de usar crema hidratante si quieres mantener tu piel protegida y evitar enfermedades. En los meses de abundancia de insectos, utiliza repelentes para evitar sus picaduras. En cuanto a las relaciones sexuales, mantenlas siempre sanas y con precaución y prepara un kit de primeros auxilios o provisiones por si pudieras necesitarlo en alguna ocasión.

Di adiós al estrés

Vivir estresado no ayuda a nadie, y sin duda es un factor de riesgo que puede desembocar en diferentes enfermedades. Intenta mantener un correcto equilibrio entre familia-trabajo-tiempo de ocio y mantén siempre una actitud positiva hacia la vida. Tómate todo el tiempo que puedas para relajarte cuando lo necesites, y duerme la siesta siempre que quieras, entre siete y nueve horas cada noche. Si necesitas ayuda o algún tipo de atención psicológica, búscala y utiliza las terapias que necesites para favorecer tu relajación, como por ejemplo asistir a clases de yoga o pilates.

Visita a tu médico de forma regular

Siempre puedes consultar a tu médico qué acciones directas puedes hacer para reducir o minimizar tus problemas de salud. Además, no olvides asistir a la consulta del médico de forma regular, de realizarte los exámenes que te toquen, de ponerte las vacunas que sean necesarias y de realizarte análisis de sangre y orina siempre que sea necesario. Si notas alguna anomalía consúltalo con el médico y no te auto-mediques, pues un buen profesional siempre te dará la mejor solución posible.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*