¿Pueden los patines eléctricos circular por la carretera?

patin-electrico

Los patines eléctricos cada vez son más habituales en las ciudades, convirtiéndose en uno de los modos de transporte más habituales entre las personas que quieren moverse sin contaminar, ya que al utilizar como combustible la electricidad, no provocan gases tóxicos. Sin embargo, son pocas las ciudades que tienen una regulación respecto a la circulación por carretera de estos transportes.

¿Pueden circular los patines eléctricos por la carretera?

En muchos países de la Unión Europea se ha empezado a regular el transporte por medio de patines eléctricos u otras plataformas como patinetes, triciclos o todos aquellos medios que necesitan electricidad para moverse, encontrándose entre ellos Alemania y Holanda, las cuales ya tienen una normativa vigente. Centrándonos en nuestro país, tenemos claros ejemplos de ciudades que han creado su propia normativa para su utilización, consiguiendo que tanto los vehículos, como las bicicletas y los peatones, puedan convivir y desplazarse por las calles en armonía sin interferir ni provocar problemas mayores.

Una de estas ciudades es Barcelona, la cual ha analizado el impacto que tienen, considerándolos como vehículos y, por lo tanto, introduciéndolos en los Vehículos de Movilidad Personal, o por sus siglas (VMP).

Al ser considerados como vehículos, como los que vemos en esta comparativa, tendrán por obligación que dejar las aceras para dejar paso únicamente a los peatones, debiendo estos por lo tanto, ir por los carriles de bicicleta, teniendo la misma normativa que las mismas en estos casos. Pero al igual que estas, en los casos en los que no exista un carril bici por el que pasar, deberán de usar las calles de plataforma única, siempre dándole la prioridad a los peatones y no al revés. Para aquellos vehículos que sean capaces de llegar a los 30 kilómetros por hora, podrán hacerlo siempre por calles que se denominan pacificadas, es decir que el tráfico es muy lento y escaso.

En el caso de la capital, se ha buscado la opinión de todos los ciudadanos de Madrid, haciendo que, desde una de las plataformas del Ayuntamiento se conociera lo que pensaban esto respecto a la utilización de estos vehículos y por donde debían de tomar (fuente). Los resultados todavía no se conocen, pero podría afectar a muchas empresas que se dedican directamente al sector del turismo, puesto que ofertan a los turistas rutas con este tipo de vehículos eléctricos.

Otra de las ciudades españolas que han empezado a regular el tránsito de los patines eléctricos es Valencia, la cual está creando una serie de medidas para que sea posible tanto por particulares como por empresas el uso de estos vehículos.

Circular con los patines eléctricos por la ciudad

A modo de conclusión, solamente podemos dar parte de los dos países europeos que sí tienen una normativa común para cada una de sus ciudades, como son Holanda y Alemania. Las dos han promovido el uso de estos vehículos para reducir la producción de gases contaminantes a la atmósfera. Una de las medidas, para poner un ejemplo, es la posibilidad de utilizar este tipo de vehículos eléctricos por las zonas más céntricas, alejando de esta manera los coches u otros vehículos que funcionan con combustibles fósiles. Además de esto, todos los servicios públicos que ofrece son eléctricos, por lo que se desarrolla una movilidad ecológica sin precedentes, buscando convertirse en uno de los países referentes en medio ambiente.

En el caso alemán, nos encontramos que están desarrollando carriles especiales para este tipo de transporte, consiguiendo que haya mayor armonía respecto al resto de vehículos que ya se encontraban circulando antes de la aparición de estos nuevos modos de desplazarse.

Una de las ventajas y razones por las que se está expandiendo el comercio de los patines eléctricos es que cuentan con unas posibilidades enormes, pudiendo no solo eliminar los gases contaminantes, sino que muchos de ellos están teniendo una velocidad perfecta para moverse por ciudad y su coste es realmente bajo respecto a los Segway, vehículos que son enormemente conocidos, pero que no se han llegado a comercializar tanto como se estaba planteando, debido sobre todo al alto precio que contaban en un principio. Esto, unido a sus enormes dimensiones y a otros errores de marketing, han hecho que la empresa, a pesar de ser conocida, no venda como es debido, dejando un campo muy abierto para todos los vehículos electrónicos portables o con pequeñas dimensiones, que pueden subirse incluso al autobús o al metro sin problemas. Imaginamos que, con el paso del tiempo, y del aumento de la venta de estos productos, sean cada vez más los que se decanten por este tipo de transporte en ciudad, haciendo que sea un sitio más limpio y menos contaminante.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*