¿Qué es la infección por celulitis y cómo podemos prevenirla?

reducir-la-celulitis

La celulitis es una infección bacteriana que a menudo se manifiesta como un sarpullido y que puede propagarse rápidamente.

La celulitis es una infección de la piel causada por bacterias estafilococos o estreptococos y no es contagiosa.

La infección causada por la celulitis aparece como una erupción cutánea enrojecida e inflamada (generalmente en la parte inferior de las piernas o los brazos) a la que se suele ser sensible. Puede propagarse rápidamente en el transcurso de 24 horas.

En la mayoría de los casos, los antibióticos orales tratan eficazmente la infección en un plazo de 10 a 14 días.

Factores de riesgo

La celulitis entra al cuerpo a través de grietas o desgarros en la piel.

Normalmente, se puede tener un mayor riesgo si:

  • Tienes cortes, rasguños o picaduras de insectos,
  • Infecciones cutáneas por hongos o virus (incluyendo pie de atleta o varicela),
  • Tienes una afección crónica de la piel (como eccemas),
  • Estás usando medicamentos que inhiben el sistema inmunitario (como corticosteroides, quimioterapia, etc.),
  • Tienes sobrepeso,
  • Tienes un sistema inmunitario debilitado a causa de la diabetes, enfermedades renales o hepáticas, leucemia, radioterapia o VIH/SIDA,
  • Has tenido edemas, enfermedades cardíacas o te has sometido a una operación de ganglios linfáticos,
  • Has tenido celulitis previamente.

Síntomas de la celulitis

Los síntomas de la celulitis incluyen:

  • Sarpullido cutáneo que comienza repentinamente y se disemina rápidamente en un lapso de 24 horas,
  • Áreas de piel roja inflamada que se agrandan,
  • Sensibilidad en el área afectada,
  • Dolor,
  • Piel que parece tirante o estirada
  • Y fiebre.

Si el área está infectada, también puedes experimentar:

  • Escalofríos,
  • Cansancio,
  • Malestar general,
  • Dolores y molestias musculares,
  • Y sudoración.

Diagnóstico de la celulitis

Esta es la más típica de todas y es conocida como Celulitis Edematosa.

Esta es la más típica de todas y es conocida como Celulitis Edematosa.

Tu médico revisará el área del sarpullido para ver si los síntomas son consistentes con la celulitis. El médico puede/suele marcar el área de la erupción con un rotulador para rastrear su propagación.

El médico también puede examinar los ganglios linfáticos para verificar si hay signos de infección y examinar cualquier líquido que se haya acumulado en el sitio de la erupción.

Incluso se pueden recomendar someterse a análisis de sangre para descartar la posibilidad de un coágulo, ya este y la celulitis pueden tener síntomas similares.

Siempre ayudará llevar una alimentación adecuada que ayude a cuidar tu estado de salud y prevenir la aparición de este problema cutáneo.

Prevención de la celulitis

Para prevenir la celulitis, ten cuidado sobre todo con arañazos, cortes y rozaduras.

Lava siempre las heridas con agua tibia y jabón, aplica algún ungüento que lleve un antibiótico específico y cúbrelas con un vendaje para evitar que las bacterias entren al torrente sanguíneo.

Inspecciona el área en busca de enrojecimiento, dolor u otros signos de infección.

También se recomienda que:

  • Uses el equipo de protección apropiado cuando practiques deporte o estés trabajando.
  • Uses guantes durante la temporada de invierno, cuando friegues los platos o te laves las manos.
  • Evita compartir artículos de cuidado personal (p. ej., toallas, maquinillas de afeitar/depilar, etc.).

Si tienes diabetes u otra condición causante de una mala circulación, es importante aplicar una loción hidratante diariamente para mantener la piel lubricada y sana.

Tratamiento de la celulitis

La celulitis se trata con un tratamiento de antibióticos orales de 10 a 14 días.

Los síntomas deberían comenzar a desaparecer después de unos tres días; sin embargo, es muy importante que apliques el tratamiento completo con los antibióticos, ya que la bacteria puede seguir viviendo incluso después de que uno se sienta mejor.

Si el dolor es intenso, el médico también puede prescribir un analgésico o recomendarte alguno sin receta.

Si los síntomas no mejoran, empeoran o tienes fiebre, llama al médico. Si la celulitis no responde bien a los antibióticos orales, es posible que tengas que ser hospitalizado para recibir antibióticos por vía intravenosa.

Esto puede ocurrir si tienes, por ejemplo, una enfermedad crónica o el sistema inmunológico dañado.

Complicaciones

celulitis-feminina-vs-masculina

El tratamiento oportuno de la celulitis es importante para prevenir complicaciones graves. Si la bacteria infecta capas más profundas de la piel, puede entrar al torrente sanguíneo o a los ganglios linfáticos.

Los casos repetidos de celulitis pueden dañar el sistema de drenaje linfático y causar hinchazón crónica de la extremidad afectada.

Celulitis estreptocócica perianal

La celulitis estreptocócica perianal es causada por la bacteria estreptococo y provoca una inflamación del ano y el recto.

Es más común en los niños y a menudo se presenta con faringitis, impétigo o faringitis estreptocócica.

La bacteria se propaga por la boca o la nariz a través de las manos, a menudo cuando el niño se limpia después de ir al baño.

Celulitis orbitaria

La celulitis orbitaria es causada por bacterias que entran al ojo a través de un traumatismo directo o una infección sinusal. Es más común en los niños.

Los síntomas de la celulitis orbital pueden incluir:

  • Dolor,
  • Hinchazón,
  • Decoloración de los párpados,
  • Visión deficiente,
  • Dificultad para mover el ojo
  • Y fiebre

La celulitis orbitaria es una afección grave que, si no se trata rápidamente, puede llevar a la pérdida de la visión o a la ceguera.

Con frecuencia, se requiere hospitalización y los tratamientos generalmente incluyen antibióticos y cirugía.

Fascitis necrosante

Aunque es poco frecuente en individuos que están sanos, la fascitis necrosante ocurre cuando la celulitis se disemina a capas más profundas de tejido blando, llamado también revestimiento fascial.

Los síntomas incluyen:

  • Dolor intenso,
  • Hinchazón,
  • Enrojecimiento del área infectada,
  • Manchas negras,
  • Ampollas,
  • Úlceras,
  • Fiebre alta
  • Y dignos de inflamación sistémica.

Como ves, la celulitis tiene otra cara bastante ‘fea’ que de no ser tratada a tiempo puede volverse muy peligrosa.

Si tienes celulitis o intuyes que tienes alguno de los síntomas que he comentado más arriba, no dudes en concertar una visita con tu dermatólogo a fin de que pueda evaluar correctamente el estado de la misma.

Como siempre, una dieta saludable, la práctica de ejercicio moderado y una correcta hidratación, son tres componentes de una receta perfecta para la prevención de la misma.

Recuerda: ¡es mejor prevenir que curar!

Estudios y fuentes de referencia:

  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0078236/
  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMHT0025797/

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*