7 consejos para cuidar la salud del cabello en invierno

Las bajas temperaturas no solo afectan la piel, también son un enemigo del cabello.

Aunque no lo creas, en invierno se acentúan ciertas condiciones como: sequedad, caspa y dermatitis. ¿A qué se deben estos cambios y qué puedes hacer para mantener una buena salud capilar durante esta época?

Te lo cuento todo a continuación.

Photo by Ilyuza Mingazova on Unsplash

¿Por qué cambia el cabello en invierno?

El frío tiene un efecto vasoconstrictor en el cuero cabelludo, esto hace que la capa hidrolipídica del pelo se pierda. Como resultado, la cutícula no recibe suficiente oxigenación y es incapaz de producir los aceites naturales que hidratan el cabello. Allí es cuando comienzan a aparecer los picores, la sequedad y el tan indeseado efecto frizz.

Por otro lado, debido a las bajas temperaturas, es normal usar de forma más intensa la calefacción o aparatos de belleza específicos como secadores o planchas. Abusar del calor, también maltrata el cabello y lo vuelve más frágil.

 7 consejos para cuidar la salud capilar en invierno

Para mantener el cuero cabelludo saludable y lucir un cabello radiante, sigue estos consejos:

1. Usa productos hidratantes

Si quieres fortalecer la cutícula y estimular la producción de sebo, utiliza un acondicionador o mascarilla con un extra de hidratación. Busca uno que incluya aceites naturales como el argán y deja actuar por 5 o 10 minutos. Recuerda desenredar el pelo con los dedos, nunca con un peine, y mucho menos si no es de cerdas blandas y suave.

2. Corta las puntas maltratadas

Para mantener la salud del cabello es necesario deshacerse de las puntas abiertas y maltratadas. Lo más recomendable es cortarlas cada 6 u 8 semanas. Para ello quizás debas visitar a tu profesional de confianza; quien te aconsejará sobre qué cuidados aplicar a tu pelo en concreto.

3. No laves tu cabello a diario

Lavar el pelo todos los días despoja a la cutícula de los aceites naturales que mantienen las hebras hidratadas. Lo mejor es que lo laves cada 2 o 3 días. Además, la temperatura del agua no puede estar muy caliente, pues esto no haría más que resecar aun más el cuero cabelludo.

4. Evita salir a la calle con el cabello mojado

No es recomendable que dejes tu cabello secar al aire, pues el frío puede congelar las hebras y causar grandes daños a nivel celular. Antes de salir, utiliza un secador a temperatura media para eliminar el exceso de humedad. En este sentido, los profesionales son los que mejor funcionan.

5. Utiliza un cepillo con cerdas naturales

Estos cepillos aportan un extra de brillo, disminuyen el frizz y no dañan la fibra capilar. Puedes peinar desde la raíz hasta las puntas, ya que esto afloja la piel seca y sirve de masaje para estimular la circulación y distribuir los aceites naturales que produce el cabello.

6. Disminuye el uso de aparatos de calor

Durante el invierno, deja descansar tu cabello del uso de secadores y planchas. Pero si te es imposible o quieres arreglarte para alguna ocasión especial, aplica previamente un protector térmico que actúe como una barrera y proteja el pelo del exceso de calor continuado.

7.  Nunca salgas sin protección

Aunque los rayos del sol no son tan fuertes como en verano, en invierno también pueden dañar el brillo y aspecto del pelo. En estos casos, es recomendable utilizar algún complemento o accesorio que proteja la cabeza del frío y, sobre todo, de los rayos UV. Si además puedes hacer que combine con tu atuendo, tendrás un look elegante al mismo tiempo que mimas tu cabello.

Ahora que conoces los daños a los que se expone tu pelo con las bajas temperaturas, es importante que tomes las medidas necesarias para protegerlo. Solo así podrás enfrentar al invierno con confianza mientras luces un cabello hermoso y saludable que no se desgasta a la larga.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*