Pequeña reflexión mientras tomo una infusión

infusion-reflexion

Acabo de terminar mis sesiones programadas de quimioterapia y estoy muy contenta. Un camino largo y duro que parecía eterno, pero nada es eterno, ¡para bien y para mal!

Como de momento no me lee nadie, tengo la sensación de que no necesito filtrar demasiado, así que puedo ser yo misma y decir que tengo un poquito de miedo.

A que esto se haya terminado, a volver a ser yo, a la vuelta a la rutina, a no cansarme tanto al subir escaleras, a recuperar el sentido del gusto al 100% y disfrutar de mis tapitas favoritas, a cómo saldrá mi nuevo pelo, a volver a ponerme tacones, a volver a sentir las yemas de los dedos y muchas cosas más.

Y también siento alegría por lo mismo, por volver a ser yo, por la vuelta a la rutina…

En una semana me confirmarán si ha ido todo bien y hemos dejado esto atrás, voy a vivir esta semana con serenidad y disfrutando de cada pequeña cosa de mi vida, como este té de aloe en buena compañía con el árbol de Navidad que he puesto con mis hijos de fondo. ¡Hasta pronto!

IMG_0150

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*