Mis planes tras ganar la batalla al cáncer

Photo by rawpixel on Unsplash

Photo by rawpixel on Unsplash

Sí, por fin puedo decirlo. ¡Está superado! El cáncer is over.

Qué buenas noticias y qué difícil es a veces procesarlas. Todas las alegrías y miedos de mi post anterior se hacen más grandes cuando por fin tienes la confirmación que tanto deseabas, ¡la cabeza a veces va un poco por libre!

Bueno, un capítulo más del libro de mi vida escrito, aunque hay novelas con capítulos que retoman tramas que parecían cerradas, pero eso es mejor no pensarlo. Sigamos escribiendo este relato intenso con luces de colores, arena de playa, hortensias sin podar, crianza de quinceañeros, pantalones vaqueros que ya no cierran y millones de cosas que componen este camino.

Tenemos muchas cosas que hacer este año, miles de planes. Año nuevo, vida nueva.

Volver al trabajo

Photo by Andrew Neel on Unsplash

Photo by Andrew Neel on Unsplash

Volver a una rutina laboral. Lo estoy deseando y… ¡empiezo ya muy pronto!

Entrar en mi ropa

Entrar en mis vaqueros. Estos meses me han pasado factura y me queda todo enano. Tendré

Photo by Heather Ford on Unsplash

Photo by Heather Ford on Unsplash

Recuperar mi melena

Photo by lexie janney on Unsplash

Photo by lexie janney on Unsplash

Volver a tener pelo. Nunca pensé que era tan importante para mí. Estoy deseando volver a tener cejas, pestañas y mi pelo. Me hace mucha ilusión ver que asoma una pelusilla desordenada en una gama variada de blanco y  marrón, un pequeño cuadro que es el principio de algo nuevo.

Celebrar la vida

Photo by Kelsey Chance on Unsplash

Photo by Kelsey Chance on Unsplash

Tengo mucho que agradecer a mi gente todo el cariño que me ha dado. Celebrar con ellos. Disfrutar de cada desayuno, cada copa de vino, cada pequeña cosa que comparta con mis amigas, mi familia, mi pareja, y en mis preciosos momentos de soledad. Hacerme aún más disfrutona.

Ir a la playa

Photo by Glen Jackson on Unsplash

Photo by Glen Jackson on Unsplash

Todo este proceso me pilló con la maleta llena de bikinis, así que, en apenas unas horas, tuve que sustituirlos por mis camisones de hospital. El día que me iba de vacaciones me confirmaron que tenía cáncer y la playa se quedó en el cajón de cargadores de móviles que ya no sirven. Mi carga pilas ya no tenía la clavija correcta y el plan de playa de diluyó con la siguiente ola.

Viajar

Photo by Cam DiCecca on Unsplash

Photo by Cam DiCecca on Unsplash

Hacer un viaje de ciudad con mis hijos. Algo sencillo, cerca, baratito y divertido. Subirnos los 3 a una noria y reírnos de lo pequeño que se ve todo allí abajo, por ejemplo. ¿Alguna idea?

Y muchas muchas cosas más… pero tampoco se trata de atragantarse.

¡Hasta pronto!

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*